Grabando ‘Verano azul’ no pensábamos que haríamos historia de esta manera

Fuente: ElCierreDigital

Texto: David González

Cuarenta años después del éxito de Antonio Mercero prepara ahora su debut en el Festival de Teatro Clásico de Mérida con la obra ‘Las suplicantes’

María Garralón debe su fama a la televisión. Ha participado en series clásicas como ‘Farmacia de guardia’, ‘Compañeros’ o la recordada ‘Verano azul’ que en las próximas semanas cumplirá cuarenta años de su estreno. Sin embargo, su gran pasión es el teatro. La actriz prepara su debut en el Festival de Teatro Clásico de Mérida con ‘Las suplicantes’, una obra puesta en pie por cuatro mujeres: la directora Eva Romero, la productora Maribel Mesón, la autora Silvia Zarco y la coreógrafa Gema Ortiz.

María Garralón es uno de esos nombres fundamentales del teatro y la televisión en nuestro país. Su rostro se ha hecho popular en la pequeña pantalla, desde los programas dramáticos de los años setenta hasta el éxito de Netflix Las chicas del cable. Entre medias, nombres que ya son historia de nuestra televisión: Ese señor de negro, Turno de oficio, Farmacia de Guardia, Compañeros… Y sobre todo, Verano Azul, que en próximas semanas cumplirá su cuarenta aniversario. Además, cumplirá su sueño de subirse al mítico escenario del Teatro Romano de Mérida con Las Suplicantes, una coproducción del Festival de Mérida y  Maribel Mesón. 

– Con una trayectoria tan larga parece mentira que hasta ahora no hubiera debutado en Mérida. 

–  Somos muchos en la profesión los que no hemos trabajado aquí. Me hacía especial ilusión pero, la verdad, pensé que no iba a llegar y por suerte, aparece este proyecto. 

– ¿Cómo es su papel en Las Suplicantes?

– La versión de Silvia Zarco es maravillosa. Son dos autores muy distintos, Eurípides y Esquilo, con dos textos de épocas muy diferentes. La madres, el grupo en el que estoy, piden los cuerpos de sus hijos. Es un personaje desgarrado. Con dolor. Suplica por la muerte de su hijo. Es terrible ver lo poco que ha cambiado el mundo, es una versión muy bonita y elegante. Es un verdadero lujo estar en este proyecto con cuatro mujeres estupendas detrás: la directora Eva Romero, la productora Maribel Mesón, la autora Silvia Zarco y la coreógrafa Gema Ortiz.

– ¿Cómo cree que será el momento en el que actúe en el Teatro Romano de Mérida?

– No quiero ni pensarlo. El otro día vi unas imágenes que colgó Jesús [Cimarro, el organizador del Festival] y vi ese escenario y dije «Dios mío, me va a dar algo». Es el templo del teatro. Ahí es donde empieza todo. 

Interpretando a Julia en la mítica ‘Verano Azul’. 

– El sello de Mercero estaba ahí, desde luego. Su carrera no se entiende sin sus trabajos con él. ¿Cómo era trabajar a sus órdenes? 

– Antonio me dio la oportunidad de empezar en la tele con programas especiales. Telefilmes que tenían mucho éxito y premios en el extranjero. Con él trabajaba de manera muy tranquila, sabía, con solo mirarle, si le estaba gustando lo que hacía. Tenía una sensibilidad especial para todo: el montaje, la música que escogía… Buscaba siempre la verdad. Buscaba actores que supieran darle carne a los personajes. Conectaba muy bien con el público. 

– ¿Considera que el cine es su asignatura pendiente?

– Nunca he tenido buen feeling con el cine. La verdad es que nunca he hecho cosas que destaquen en la pantalla. Allí también empecé con Antonio Mercero [en el thriller Manchas de sangre en un coche nuevo] pero luego no ha habido una gran continuidad en el tiempo. He hecho mucha televisión pero en el cine muy pocas cosas y espaciadas en el tiempo. 

– Ha pasado por algunas de las ficciones más importantes de la televisión nacional, de Farmacia de Guardia a Las chicas del cable. ¿Cómo ve la evolución de las series?

– Ha cambiado todo mucho. Hay muchos más medios gracias a las grandes plataformas. Lo que tiene que haber es oportunidades, hay que conseguir que todo el mundo pueda trabajar. Por ejemplo, el teatro es complicado. Las Suplicantes en un teatro comercial sería imposible. Hay mucha gente que lo está pasando mal.

– Muchos trabajadores del sector han dicho sentirse olvidado por el ministro Rodríguez Uribes durante la pandemia. ¿Cree que eso va a cambiar con Miquel Iceta? 

– Espero que sí, aunque no sabemos todavía nada. Es verdad que la pandemia ha hundido la cultura, que ha hecho mucho para sobrellevar esta situación. Hemos sido alimento para el alma, pero también queremos que nos cuiden a nosotros. 

IV Torneo Dramaturgia

15 de Julio 2020, desde la Nave 11 – Sala Fernando Arrabal en las Naves del Español en Matadero, IV TORNEO DE DRAMATURGIA.

María y Álex Villazán interpretan «La concertina»,

Galería:

Video: a partir del minuto 1h09

“Convivo con Julia y la verdad es que nos llevamos muy bien”

Fuente: Diario Más Noticias
5 de junio de 2021

Texto: Javier Cuenca/ Fotos: M.A./Antonio Cuenca

La actriz madrileña se estrenará este verano en el Teatro Romano de Mérida con una adaptación de Esquilo y Eurípides

María Garralón confiesa disfrutar mucho con su trabajo como actriz, ya sea en la televisión, el teatro y el cine, aunque en este último no se haya prodigado mucho. Asegura que Julia, el personaje que encarnaba en “Verano azul” y por el que más se la recuerda, le ha dado muchas alegrías, y tanto es así que todavía se vuelve cuando alguien la llama por ese nombre. Más Noticias ha conversado con ella, coincidiendo con su próxima visita al Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, donde participará en una obra que adapta libremente dos textos de procedencia griega.

Si uno piensa en María Garralón, hay dos personajes que le vienen inmediatamente a la cabeza: la pintora solitaria, temerosa de la lluvia, que interpretaba en la serie “Verano azul”, y la policía a la que daba vida en “Farmacia de guardia”, una de cuyas frases se ha quedado ya para siempre en el acervo popular: “Para dentro, Romerales”. Dos personajes que le regaló su mentor en el mundo televisivo, Antonio Mercero, con quien empezó en eso de las series a mediados de los setenta. Pero María Garralón también ha hecho cine (muy poco, es verdad) y teatro, ámbito este último al que ha dedicado la mayor parte de su trabajo como actriz.

Empiezo esta entrevista con un apunte personal, recordando que esta es la segunda vez que tengo ocasión de hablar con la actriz. La primera acaeció allá por las postrimerías de los ochenta, casi recién estrenada mi carrera de Periodismo, cuando un amigo y yo hacíamos un programa de cine en una emisora municipal. Aquella primera charla tuvo lugar en el camerino de un teatro cuyo nombre no recuerdo, donde María andaba trabajando por aquel entonces en una obra de cuyo título tampoco guardo memoria. Se lo menciono de manera  anecdótica para arrancar la entrevista.

Y ya que hablamos de teatro, y por situarnos en el presente, hace unos cuantos días se dio a conocer la programación de la 67 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, a donde María acudirá este verano por primera vez con una obra de cuyo elenco forma parte. Se trata de “Las suplicantes”, una versión libre de Silvia Zarco de las obras homónimas de Esquilo y Eurípides que dirigirá Eva Romero.

La actriz participará en el Festival de Teatro Clásico de Mérida.

Es un papel precioso”, dice, “pero que me tiene por un lado aterrada, yo creo que me pondré a llorar el primer día que pise el Romano, porque hace mucho que yo no hago clásico y siempre tienes esa duda de ¿sabré hacerlo?, y por otro muy ilusionada porque son cuatro mujeres maravillosas (las mencionadas Silvia Zarco y Eva Romero, Gema Ortiz, la coreógrafa y Maribel Mesón, la coproductora) que se han juntado en esta historia, con una enorme sapiencia sobre todo esto. Además, va a clausurar el festival, con lo que todavía es más responsabilidad”.

Me cuenta que, aunque ha intervenido en obras clásicas, no hace teatro griego desde que empezó a estudiar Turismo, casi recién salida del colegio, cuando se apuntó a unas clases de arte dramático y representó junto a sus compañeros Los siete contra Tebas, de Esquilo, “Y no he hecho nada más, pero le echaré ganas”, asegura.

Lo que sí ha hecho recientemente ha sido volver a la televisión, un medio que conoce bien desde hace tiempo. En concreto, lo último que ha rodado para la pequeña pantalla han sido algunos episodios de “Estoy vivo”, la serie protagonizada por Javier Gutiérrez, una experiencia con la que se muestra encantada y que asegura haber disfrutado mucho, en parte porque era lo primero que hacía a nivel interpretativo tras el confinamiento pandémico. “Fue como una liberación. Lo pasé estupendamente”, reconoce.

Su relación con el cine ha sido, en cambio, más esporádica, habiendo tenido lugar su última aparición en un cortometraje de 2020 titulado “Un mundo salvaje”, en el que daba vida a la cocinera de un mafioso de los bajos fondos madrileños y donde compartía pantalla con Fernando Albizu y Javier Cansado, entre otros. Le pregunto si le hubiera gustado hacer más películas en pantalla grande: “Como dicen los mexicanos, ni llorar es bueno (ríe). Como tampoco he tenido oportunidades… Si hubiera tenido bonitos proyectos, me hubiera encantado”, dice.

Insiste en que el ámbito de la interpretación que más conoce es el teatro y quizá sea el que más la llene porque se lo pasa bien y le gusta crear los personajes, aunque también tiene una parte agotadora. Pero esto no quiere decir que en la televisión no se sienta igualmente muy cómoda. “Me encanta hacer televisión porque es un medio que conozco mucho, lógicamente, con lo cual no tengo problemas de nervios, aunque siempre estás un poco nerviosa cuando empiezas por ver si aciertas con el personaje. Pero me gusta y en televisión estoy como en mi casa. En el teatro estoy siempre como descubriendo. Yo siempre disfruto trabajando. No me arrepiento de nada de lo que he hecho”, subraya la actriz.

Convivir con Julia

Llegados a este punto, el entrevistador no puede evitar la tentación de hablar de un personaje que ha marcado la trayectoria como intérprete de María Garralón: Julia, la pintora a la que encarnaba en la serie “Verano azul”. “Convivo con Julia y la verdad es que nos llevamos muy bien” dice. “Estoy agradecidísima a ese personaje. Me encantó hacerlo, me parece un personaje maravilloso y me ha dado y me sigue dando muchas alegrías no solo profesionales”.

Recuerda que, curiosamente, cuando terminó “Verano azul” le costó volver a trabajar porque se la había encasillado en aquel personaje, y eso la obligó de alguna manera a “volver a empezar”. “Pero a nivel humano, que es lo que realmente me importa, he tenido muchas alegrías con ese personaje. Y ahí sigue. Y es que la gente me sigue llamando Julia y yo me vuelvo”. (Ríe).

Dicho lo cual, cree que, “afortunadamente”, nunca se llegó a hacer una segunda parte de la serie a pesar de que hubo tentativas y, como ella misma dice, “se intentó por todos los medios”. “La serie, tal cual, era redonda, no había que tocarla más”, insiste, al tiempo que recuerda algunas de las cosas que se aventuraron de cara a una posible secuela, como que Chanquete tenía un hermano gemelo que regresaba de América o que su fantasma se le aparecía a Julia y hablaba con ella.

María con Juan José Artero

Para dentro, Romerales

Otro personaje emblemático en la carrera como actriz de María Garralón es la policía a la que daba vida en “Farmacia de guardia”, otra serie de Antonio Mercero, que triunfó allá por los noventa. Me cuenta que el éxito de su personaje fue “una casualidad” porque tanto aquel como el de Cesáreo Estébanez, el otro policía, iban a tener en la serie una presencia más escueta. “Pero empezaron a funcionar y a funcionar y los guionistas empezaron a tenerlos más presentes. Antonio (Mercero) estaba encantado y aquello siguió adelante”, dice.

Se acuerda también de que cuando empezó a gestarse “Farmacia de guardia” ella no tenía trabajo y le preguntó a Mercero si había en aquella serie un papel que pudiera interpretar. Me dice que en un principio la pareja de los policías iba a ser masculina, que era lo que entonces se estilaba en el Cuerpo, pero Mercerose arriesgó, como hacía siempre, y dijo que iban a ser un hombre y una mujer. Yo recuerdo que no había ni traje para mí en el vestuario, yo llevaba traje de hombre. Luego ya me hicieron uno, pero es que al principio no existían mujeres policía. Yo necesitaba trabajar, se lo pedí a Antonio, y él fue tan generoso que se inventó esta historia”.

¿Y de cara al futuro? Me cuenta que había algunos proyectos que al final se han ido retrasando, pero que en cualquier caso en lo que quiere centrarse ahora mismo por entero es en la obra teatral que estrenará en el próximo Festival de Mérida y que, dada su complejidad, requerirá todo su esfuerzo. Así que ya saben: si están por Mérida entre el 18 y el 22 de agosto, pueden darse una vuelta por el Teatro Romano y ver a María Garralón nuevamente sobre las tablas, ejerciendo ese oficio con el que tanto disfruta y que tanto la llena.

Las suplicantes

El 1 de Junio se presentó en Mérida la 67 edición del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida.

Del 18 al 22 de agosto con Las Suplicantes de Esquilo y Eurípides y dirigida por Eva Romero. María Garralón, Carolina Rocha, Cándido Gómez, David Gutieérrez, Eduardo Cervera, Valentín Paredes, Rubén Lanchazo, Javier Herrera.

A partir del minuto 40: Enlace

«Estoy vivo» T4

«Estoy vivo», serie de televisión española, estrena su cuarta temporada el día 10 de Marzo. María, junto con Mila Espiga y Malena Gutiérrez «la van a liar un poquito».

Todos los miércoles, a las 22h00 en TVE1. Si te has perdido algún capítulo o quieres volver a verlo, lo puedes hacer a través de la web de RTVE.

«Háblame»

Después de más de dos años, la obra de teatro HÁBLAME se despide el próximo Sábado 13 MARZO en Cabeza del Buey. Más información de la obra: Hablame

Foto de @frankhdezfoto